Inicio / Javier Oliva Posadas / Tráfico de drogas y terrorismo

Tráfico de drogas y terrorismo

descarga

Londres. Conforme han avanzado las investigaciones sobre el muy grave incidente en el tren de alta velocidad que cubría la ruta Amsterdam-París, el Thalys 9364 y que llevaba a 554 pasajeros, pasado 22 de agosto, se asienta la tendencia de que algunos criminales terroristas cuentan con un negativo historial como traficantes de drogas al menudeo. Tal es el caso del marroquí de 26 años, El Kazzami.

De acuerdo con las policías especializadas de España, Francia, Alemania, Holanda e Inglaterra, el terrorista, primero antes de su regreso desde Siria, luego de haber combatido al lado de los militantes del Ejército Islámico de Siria y Levante, fue vendedor e integrante de pequeñas bandas dedicadas al trasiego de diversas drogas en España. Ya en meses anteriores, la policía española había desmantelado una compleja red de lavado de dinero, que confundía de forma deliberada sus fuentes de financiamiento entre traficantes de drogas y grupúsculos terroristas de inspiración islámica.

Para cualquier país en el mundo y para México en particular, esta perniciosa simbiosis entre terrorismo y tráfico de drogas, conduce a un escenario geopolítico y por tanto internacional, hacia derivaciones muy complejas. Por una parte, el crimen organizado transnacional, al igual que el terrorismo, tienen como mismo enemigo, al Estado de derecho; por supuesto que desde una muy distinta perspectiva, pero con que lo combaten con idéntica animosidad.

Debe recordarse, que como consecuencia de una solicitud de extradición por parte de un juez de la Corte Federal del sur de Nueva York en los Estados Unidos, ya hay una primera petición con la acusación de ser un criminal “narcoterrorista”. La negativa distinción la tiene Servando Gómez Martínez, líder de los caballeros templarios. Esta sustancial modificación en la tipificación del delito a perseguir, implica un cambio de percepción internacional, es decir, que a diferencia del marroquí El Kazzami, que involucionó de traficante de drogas al menudeo a terrorista, Gómez Martínez, desde el principio mezcló las dos criminales actividades.

Lo que se puede prever, es que haya una tendencia a homologar ambos delitos, traficantes de drogas y terroristas de cualquier causa, y que por tanto, su confrontación, reclame la acción internacional coordinada, pues es la seguridad y paz, también internacionales, las que se ven amenazadas y afectadas de manera simultánea. Sin embargo sus causas, es decir, las motivaciones, son marcadamente diferentes. Y eso es lo que debe tenerse presente al momento de prevenirlas y hacerles frente, dado el caso.

 

Acerca de Patricia Admin

Revisar tambien

Marihuana contra la violencia

  De la multitud de opinadores y analistas, en términos generales, se ha centrado el ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *