Inicio / Salvador Garcia Soto / Entrevistas / El ministro que cayó por la visita de Trump regresa al gobierno de México como canciller

El ministro que cayó por la visita de Trump regresa al gobierno de México como canciller

EM#PR#A4#20170105#Q4444#213936

Con este cambio, el Presidente Enrique Peña Nieto busca acelerar los contactos con la próxima administración estadounidense y “establecer las bases de una relación de trabajo constructiva” con Washington.  

JAVIER MÉNDEZ ARAYA 

Con el objetivo de apurar los contactos e intentar una relación de trabajo fluida con el nuevo gobierno estadounidense, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, nombró ayer como canciller a su ex ministro de Hacienda Luis Videgaray; un cercano colaborador que se vio obligado a renunciar en septiembre por la polémica visita al país de Donald Trump, cuando todavía era candidato a la Casa Blanca.

“Ante el cambio de gobierno en Estados Unidos, el próximo 20 de enero, la instrucción al secretario Videgaray es acelerar el diálogo, los contactos, para que, desde el primer día de la nueva administración, se pueden establecer las bases de una relación de trabajo constructiva”, dijo el Presidente mexicano.

Según Peña Nieto, “la relación con Estados Unidos deberá permitir fortalecer los vínculos bilaterales en materia de seguridad, migración, comercio e inversión, objetivos que deberán alcanzarse promoviendo los intereses de México y sin menoscabo de la soberanía nacional y la dignidad de los mexicanos”. Enfatizó que “asimismo, deberá asegurar la atención y protección a la que tienen derecho los mexicanos que residen en el exterior”.

El Mandatario recordó que como secretario de Hacienda, Videgaray encabezó, junto al actual Vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, los trabajos del Diálogo Económico de Alto Nivel entre México y Estados Unidos, base fundamental para su nueva misión.

Aunque hace algunos días se comentaba que Videgaray sería nombrado canciller, la noticia generó polémica en México, justo cuando el país vive un clima de conflictividad y de movilizaciones sociales a raíz del aumento del precio de los combustibles entre 14 y 20%.

Es que el nuevo canciller había irritado a la opinión pública al ser considerado como el organizador de la visita de Trump, que como candidato insultó a los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, prometió construir un muro en la frontera y renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta), crucial para la economía mexicana. Según The Washington Post, Videgaray habría servido como contacto con la campaña del empresario y habría abogado por la visita, pese a la oposición de otros ministros, incluyendo a Claudia Ruiz Massieu, a quien reemplazó ayer. El ministro defendió en ese momento la invitación asegurando que “son millones de empleos, industrias completas y la vida de mucha gente que dependen de cuál sea la relación con el próximo gobierno de EE.UU.”.

Trump también ha dicho que podría bloquear la salida de remesas de los mexicanos -una importante fuente de divisas para la segunda mayor economía de Latinoamérica- para obligar a su vecino a pagar por el muro fronterizo.

Tras la renuncia, el empresario lamentó la salida del ministro asegurando que México había perdido a un ministro de Hacienda “brillante” y “muy respetado” por Peña Nieto.

“Con Luis, México y Estados Unidos habrían logrado fantásticos acuerdos; con los que tanto México como EE.UU. se habrían beneficiado”, escribió en Twitter a principios de septiembre.

A menos de 20 días de que Trump asuma la Casa Blanca, y cuando acaba de lograr que la Ford se desistiera de abrir una fábrica en México, el gobierno de Peña Nieto parece haber recordado esos comentarios. La decisión de la automotora provocó que la moneda mexicano se hundiera ayer a un mínimo histórico de 21,41 pesos por dólar.

Para el historiador y analista político José Antonio Crespo, el regreso de Videgaray al gabinete es lógico porque es el que tiene contactos con el equipo del Presidente estadounidense electo. “Trump le tiene confianza. Es mejor alguien que ya conoce que un desconocido. Pero que Videgaray sea el adecuado para llevar la negociación no garantiza que vayan a salir bien las cosas para México”, dijo a France Presse.

Otros analistas apuntaron en cambio a que se trata de una mala señal. Su nombramiento “no tiene más significado que la política exterior mexicana se recompone en función de Trump”, dijo a “El Mercurio” Lorenzo Meyer, profesor del Colegio de México y de la Universidad Autónoma de México.

“Ha sido una designación muy desafortunada. Videgaray operó la visita de Trump a México, que fue tan repudiada no solo en este país, sino también en el extranjero. Y el nombramiento ocurre justo ahora, cuando se están viendo señales de que el gobierno de Trump va a ser totalmente hostil a México en materia comercial. Lo que estamos entonces viendo es una política exterior de sumisión ante la figura de Trump”, comentó a este diario Salvador García Soto, analista político en el diario El Universal.

Reconociendo los recelos, al asumir el cargo Videgaray aseguró ayer que no conoce la dependencia y que llega a aprender. “Desde el primer minuto pido su apoyo, se los pido como canciller y como mexicano, nos necesitamos más que nunca”.

”La relación con Estados Unidos deberá permitir fortalecer los vínculos bilaterales en materia de seguridad, migración, comercio e inversión”.
Presidente Enrique Peña Nieto.

 Un hombre muy cercano al Presidente

A su salida del gobierno federal, luego de presentar su renuncia en septiembre pasado tras la polémica por la visita de Trump a México, se especuló que Luis Videgaray se convertiría en el principal operador del Presidente de cara al proceso electoral de 2018 en el Estado de México, con el objetivo de asegurar la continuidad priísta en la entidad natal de Peña.

Egresado del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) por la carrera de Economía en 1994, Videgaray también tiene una maestría en la misma materia por el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

El recién nombrado canciller, de 48 años de edad, coordinó la campaña presidencial de Peña Nieto y, cuando este ganó el proceso electoral, se convirtió en su coordinador general para la transición gubernamental y luego en secretario de Hacienda.

Amigo personal del Presidente, llegó a ser considerado el hombre más poderoso dentro del gabinete.

Videgaray trabajó con el Mandatario desde que este fue gobernador del Estado de México, de 2005 al 2011. En ese gobierno, Videgaray fue secretario de Finanzas, desde donde impulsó una serie de reformas fiscales.

Además de encabezar la Secretaría de Hacienda, Videgaray fue diputado federal por el Partido Revolucionario Institucional, al cual se integró desde 1987.

 

Acerca de Patricia Admin

Revisar tambien

GELIDO ARRANQUE DE CAMPAÑAS

Poca emoción y mucho frío se observó en el arranque de las campañas de los ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *