Inicio / Salvador Garcia Soto / Artículos / CALDERON Y LA DIVISION DE LOS PANES

CALDERON Y LA DIVISION DE LOS PANES

Como si se tratara de un profecía bíblica cumplida después de mucho anunciarla, el PAN se partió después de varios años de una profunda división interna que hizo crisis la noche del jueves en la elección del presidente del Senado, pero que tiene su origen desde que perdieron el poder en 2012. La añeja pugna, primero entre maderistas y calderonistas, reeditada ahora en anayistas contra calderonistas, terminó por partir a Acción Nacional en dos “panes” enfrentados, justo en vísperas de la sucesión presidencial, en una disputa que podría incluso llevar a la expulsión de varios senadores blanquiazules acusados de “traición” a su partido.

En la lucha de poder que estalló en el panismo, con la elección de Ernesto Cordero como presidente del Senado, aparecen por un lado el liderazgo del dirigente nacional Ricardo Anaya, y por el otro el del ex presidente Felipe Calderón Hijonosa, encabezando los dos bloques enfrentados enfrentaos. Cómo telón de fondo está la disputa por la candidatura presidencial del panismo y, tras bambalinas, azuzando la ira acumulada de los blanquiazules está la mano del gobierno federal que prendió la llama de un enfrentamiento interno ya existente con la ayuda de un viejo lobo colmilludo como Emilio Gamboa Patrón.

Porque es evidente que, después de varios años de haber empujado y cobijado el crecimiento de Anaya desde Los Pinos, con varios “pactos y acuerdos” que iniciaron desde el Pacto por México suscrito por Gustavo Madero, tutor político del actual dirigente panista, el interés del gobierno de Peña Nieto cambió de unas semanas a la fecha, derivado de varias decisiones del llamado “joven maravilla” que causaron molestia y decepción en los altos círculos del peñismo, en donde primero tacharon a Anaya de “desagradecido” cuando comenzó a cuestionar el resultado electoral del Estado de México y luego intentó “chantajear” con que le entregaran Coahuila, para después empujar la idea de un “Frente Amplio Opositor” que empezó a ser visto como una amenaza y un desafío a los intereses del gobierno y su partido que le habían dado al líder del PAN un trato de “interlocutor” privilegiado.

LA GUERRA DE ANAYA Y EL BAZUKAZO DE LOS PINOS

La declaración de “guerra” que hizo Ricardo Anaya al gobierno y al PRI, tras acusarlos de estar detrás de las investigaciones periodísticas de EL UNIVERSAL  que documentaron el rápido crecimiento de su fortuna personal y familiar en los últimos años, fue la gota que derramó el vaso.

La molestia que ya existía antes de esas acusaciones mediáticas hechas por el joven dirigente sumada al tema de Edomex y Coahuila, fue el detonante para que primero le respondieran en batería varios secretarios de Estado y el dirigente priista –algo pocas veces visto en este sexenio donde a Peña Nieto siempre lo dejaban sólo con las broncas— y luego para que el PRI tomara como “bandera” un tema que Anaya trajo al debate: el del nombramiento de Raúl Cervantes como fiscal General que, sin que estuviera en la agenda inmediata del PRI, se convirtió en una “prioridad” a partir de que el dirigente panista lo utilizara como argumento para explicar supuestos “ataques” en su contra desde el gobierno.

Ya en plena confrontación, el PRI y Peña Nieto decidieron utilizar el nombramiento del presidente del Senado, otro asunto que había impugnado Anaya através de su coordinador Fernando Herrera, y en vez de meter a un priista, como era la decisión original de Los Pinos y de la bancada tricolor, optaron por utilizar el nombramiento para mandarle un mensaje claro y contundente al líder del PAN, de que ya no se le veía como el “interlocutor privilegiado” que llegó a ser para este gobierno y que ahora la administración de Peña Nieto tenía un nuevo y conocido aliado dentro del panismo: Felipe Calderón Hinojosa.

Gamboa aceptó retirar a sus propuestas priistas para encabezar la Mesa Directiva y, ante la amenaza y la presión de anayista Fernando Herrera, aceptó que un senador del PAN presidiera el Senado en el último año de la actual legislatura. Sólo que ingenuamente, el grupo de Anaya pensó que sería un senador afín a ellos el palomeado por el colmilludo líder priista, cuando en realidad ya estaba negociado que esa posición sería entregada al bloque calderonista con el que el PRI y el gobierno ya tenían un acuerdo negociado.

En vano Anaya y Herrera intentaron proponer al PRI una fórmula de “equlibrio interno” formada por las senadoras, Adriana Dávila, calderonista, y Laura Rojas, anayista. Gamboa la rechazó con el argumento de que ninguna de las dos “tenían la experiencia suficiente para dirigir la Mesa”; y luego las opciones que dio el priista siempre fueron con nombres de calderonistas: primero Ernesto Cordero, luego Roberto Gil, e incluso en algún momento propuso a Mariana Gómez del Campo, prima de Margarita Zavala. La única senadora mencionada por Gamboa que no era del grupo calderonista fue Pilar Ortega, suplente del fallecido Alonso Lujambio, pero Herrera la rechazó. Y al final todo volvió a la propuesta que originalmente le interesaba al PRI: Ernesto Cordero Arroyo.

Hoy la división en el PAN es evidente no sólo en el desconocimiento de la dirigencia del partido y la mayoría de senadores a la presidencia de Cordero, sino en las voces que exigen “aplicar sanciones” a los senadores que califican de “traidores” y hablan hasta de expulsión de varios legisladores. Anaya está en la disyuntiva de decidir si rompe definitivamente con el bloque calderonista y los expulsa, pero hacerlo, tendría un alto costo para el actual dirigente y debilitaría inevitablemente al panismo como opción electoral para el 2018. Porque al final, detrás de toda esta lucha interna de Acción Nacional, y de la interesada intervención del gobierno peñista, parece haber una definición estratégica del presidente y de su partido: el candidato “idóneo” del PAN, desde la óptica de Los Pinos, ya no es más el llamado joven maravilla, sino Margarita Zavala, quien va de la mano de su esposo el ex presidente.

Es, en resumidas cuentas, la reedición de la ya probada alianza PRI-PAN que funcionó, primero en el 2006, para cerrarle el paso a Andrés Manuel López Obrador, con el apoyo decisivo de un bloque de gobernadores priistas a Felipe Calderón operado por Elba Esther Gordillo; que volvió a funcionar en 2012, con el conocido pacto Peña-Calderon para volver a frenar al tabasqueño y que, todo indica, volveremos a ver en acción la misma dupla para intentar descarrillar al puntero en las encuestas en el 2018.

LA RECONQUISTA DE NUEVO LEON

Después de haber sido arrollados en 2015 por el fenómeno del bronco, el PRI de Nuevo León no sólo quedó deshecho, sino que la clase priista se atomizó tras la persecución judicial y las denuncias de corrupción contra el ex gobernador Rodrigo Medina. Pero ayer una jugada que fue decidida desde la misma Presidencia de la República y operada desde el CEN del PRI por Enrique Ochoa, mandó la señal de que el viejo partido va por la reconquista del estratégico voto de los nuevoleoneses, fundamental para cualquier proyecto que busque ganar la presidencia en el 2018.

La rápida llegada de Pedro Pablo Treviño a la dirigencia estatal del PRI, apenas unas horas después de haber renunciado a la dirección de la Lotería Nacional y Pronósticos Deportivos, mandó la señal clara de que la “reconquista de Nuevo León” va en serio y es una prioridad para Peña Nieto y su partido de cara a la sucesión presidencial.

El declive de la popularidad del gobernador Jaime Rodríguez y su próxima salida de la gubernatura para irse como candidato independiente a la presidencia, hizo que se acelerara la decisión de romper con el sometimiento en el que El Bronco tenía al PRI estatal y buscar una nueva dirigencia conformada por todos los grupos locales. Pedro Pablo Treviño es una gente cercana a Luis Videgaray y José Antonio Meade, y llega al PRI de Nuevo León con la encomienda de sumar a los principales alcaldes en un “proyecto de renovación” para reposicionar a su partido con miras, primero a las elecciones presidenciales y del Congreso federal el próximo año, y en el 2021 buscar recuperar la gubernatura. Por eso la incorporación de jóvenes como Lorena de la Garza, cercana al alcalde de Guadalupe, Francisco Cienfuegos, y de otros dirigentes que acompañarán a Treviño.

¿Podrá Pedro Pablo, el alfil de Meade y Videgaray recomponer al deshecho PRI nuevoleonés en los meses que restan para las elecciones federales y mejorar la caída votación del priismo en la industriosa entidad? Si lo logra se ganaría otro Premio Mayor quizás más valioso que el de Lotenal y Pronósticos juntos: la candidatura a gobernador dentro de tres años.

NOTAS INDISCRETAS…Desde Panamá comentan que hubo un intento frustrado de fuga del ex gobernador quintanarroense Roberto Borge. Resulta que Borge fue trasladado el jueves pasado de su celda a un Hospital público panameño por supuestos problemas gástricos. Y ya cuando lo estaban atendiendo de sus padecimiento, según los médicos ocasionado por el “consumo excesivo de pastillas y otras sustancias ante la fuerte depresión“, sorpresivamente el priista  y sus abogados pidieron un “cambio de hospital” y las autoridades panameñas, que en principio iban a autorizar el cambio, terminaron negándoselo al descubrir que en realidad se trataba de una “maniobra para darse a la fuga” planeada y orquestada por Borge y sus abogados. Al final el intento de fuga se frustró y Beto regresó a su celda VIP en donde, con todo y depresión y “sustancias” para aliviarla sigue esperando su próxima extradición a México…Ya son al menos cinco los partidos que, a saber, apoyarían una candidatura común de Ricardo Monreal a la Jefatura de Gobierno de la CDMX: PRD, PAN, MC, PVEM y PES. Sólo falta que el zacatecano, que sigue sin hablar con López Obrador ni con nadie más de su partido, anuncie su inminente salida. Y entonces sí el “Frente AntiMorena”, que muchos buscan, se haría realidad…Cierran los dados con Serpiente. Semana de inundación y socavones.

Acerca de Patricia Admin

Revisar tambien

CDMX, LA NUEVA HERIDA

Todavía estaba vivo el recuerdo, la cicatriz abierta de aquel 19 de septiembre de 1985 ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *