Inicio / Salvador Garcia Soto / Artículos / SACUDIDA EN LOS PARTIDOS

SACUDIDA EN LOS PARTIDOS

Una de las cosas seguras que vendrán después del 1 de julio, y que en algunos casos ya comienza a perfilarse, es un fuerte reacomodo en la partidocracia a partir del cambio en la correlación de fuerzas entre los partidos políticos. Independientemente de quién gane la presidencia, la emergencia de Morena como nuevo partido con mayor votación nacional, llevará a las otras fuerzas históricas a sufrir cambios que irán desde las guerras intestinas entre grupos por el control de un partido como el PAN, hasta los ajustes de cuentas y posibles intentos de refundación en un  PRI disminuido y en lo que quede del PRD.

En los ahora llamados “pequeños”, es muy posible que Movimiento Ciudadano salga de esa categoría y se consolide como tercera o cuarta fuerza política, desplazando al PRD y en algunas regiones incluso al PRI; mientras Nueva Alianza se mantendrá en sus niveles históricos, el PVEM perderá votación a partir de su derrota en Chiapas, mientras que el PES ganará fuerza nacional y presencia en las cámaras federales, además de su primer gubernatura en Morelos, y el PT se fortalecerá colgado del voto lopezobradorista.

De las pugnas que sobrevendrán al 1 de julio, sin duda la del PAN será como la más cruenta. La fractura panista que comenzó desde que perdieron el poder en 2012, que se ahondó con el Gustavo Madero y que reventó con el rompimiento causado por la candidatura de Ricardo Anaya y la salida de Margarita Zavala, derivará en una “noche de cuchillos largos”. La posible derrota de Anaya alienta ya a varios grupos y personajes a moverse y a hablar de una “recomposición de Acción Nacional”, en la que pasarán factura al candidato y al fracaso de su Frente por México. Desde el 2 de julio podría desatarse una guerra intestina por arrebatarle al anayismo el control del partido.

Al menos tres grupos del PAN ya se mueven, antes de las votaciones, por una “restructuración” del panismo. El primer grupo es el del propio Anaya, quién impulsa la candidatura del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, para dirigir al partido, con lo que el anayismo intenta mantenerse como dominante. Pero por arrebatarle el partido a Anaya van los ex calderonistas Roberto Gil Zuarth y el casi ex panista Ernesto Cordero, quien con un pie fuera del partido por su inminente expulsión, ya dialogan con gobernadores para buscar quedarse con la dirigencia nacional y tienen dos propuestas: los mandatarios de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca y Miguel Márquez de Guanajuato, además de gobernadores como Carlos Mendoza Davis, Francisco Domínguez y José Rosas Aispuro que también irían con ese grupo. Y finalmente está el proyecto de Rafael Moreno Valle, ex gobernador de Puebla que ya recorre el país buscando apoyos para lanzarse a buscar el control de Acción Nacional, aprovechando la estructura nacional que construyó para su fallida candidatura presidencial.

Las pugnas en el PRI también serán fuertes. Es previsible que tras lo que puede ser la peor debacle en la historia del priismo, incluso por debajo de la votación de Madrazo en 2006, comiencen los intentos de varios grupos y liderazgos por asumir el control del viejo partido, con miras a plantear una reforma de fondo que, incluso podría llevar a “la cuarta refundación del priismo”. Pero el enfrentamiento en el PRI podría darse, no inmediatamente después de la elección, sino hasta después de 1 de diciembre, cuando deje el poder el presidente Peña Nieto, pues él será, junto con el grupo mexiquense, el principal blanco de las culpas y los ajustes de cuentas que buscarán los priistas para explicar una derrota estrepitosa que los llevaría a perder no solo la Presidencia, sino sus mayorías en el Congreso, la mayoría de las gubernaturas en disputa y hasta su presencia en los estados.

Hay varios nombres de priistas que están en la lógica de “recomponer” a su partido tras estas elecciones. Uno es el ex secretario de Gobernación y futuro senador, Miguel Angel Osorio Chong, quien intentaría asumir un nuevo liderazgo, que pasa por deslindarse de buena parte del grupo peñista, al menos del ala representada por Luis Videgaray. Osorio trabaja en su campaña con miras a ese objetivo. Pero los mexiquenses no se van a resignar a perder el control del PRI y el gobernador Alfredo del Mazo, con todo y los cuestionamientos a su administración, intentaría asumir el liderazgo que dejará vacío Peña Nieto. Y finalmente hay algunos gobernadores priistas que también están planeando, sobre todo a los que les puede ir mejor en estas votaciones, saltar desde sus estados para lanzar un proyecto que proponga “sepultar” al PRI actual para dar paso a una nueva fuerza política.

Finalmente, en la sacudida partidista que viene después de estas elecciones, la más complicada será la del PRD. El partido que fuera líder de la izquierda y que hoy está disminuido y desfondado por el crecimiento del lopezobradorismo y de Morena, intentará un “salto mortal” para recrearse en un nuevo partido y el único grupo que en estos momentos puede intentar esa difícil transición, hacia una izquierda más socialdemócrata y moderada, son Los Chuchos que de la mano de Jespus Ortega y Jesús Zambrano, son la única estructura nacional que le queda al perredismo.

Así que una de las interrogantes tras estas elecciones, es cómo quedará el espectro político y la correlación de fuerzas en la cuestionada y repudiada partidocracia mexicana.

Acerca de Admin

Revisar tambien

¿DEL GASTO RECORTADO AL GASTO QUE “SI ALCANZA”?

De las muchas cosas que empiezan a resultar contrastantes en esta larga transición entre dos ...

Un comentario

  1. Parcialmente de acuerdo, el PRI se seguirá imponiendo, se olvidan de sus simpatizantes y seguidores, que por años lo han seguido, en las buenas y en las malas, aún hay tiempo de recapacitar, e PRI es la mejor opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *