Inicio / Serpientes y Escaleras / ¿Coach o no coach?

¿Coach o no coach?

Con entrenador o sin entrenador… Ése es el dilema de muchos corredores. Sobre todo cuando se llevan años corriendo y sientes que no lo necesitas o cuando eres principiante y encuentras en internet un océano de información, planes, consejos y recomendaciones para correr bien y mejor, que te hacen creer que puedes hacerlo tu solo.

A decir verdad, para correr unos cuantos kilómetros a la semana, sin otro objetivo que no sea mejorar la condición física o bajar unos cuantos kilitos no es necesario tener un entrenador, pero si el objetivo es correr bien, seguro y con constante progresión o prepararte para alguna carrera, contar con el apoyo de un experto es lo más recomendable.

Un entrenador debe ser una persona que sepa de atletismo, que ha corrido lo suficiente, que ha preparado a otros corredores, y que cuenta con una valiosa experiencia que transmite a los demás. Que sabe o se esfuerce por conocer los alcances y los límites físicos y psicológicos del corredor al que está entrenando. Es conveniente dejarnos asesorar y guiar por un entrenador para lograr nuestras metas, pero es cierto también que no hay nadie mejor que uno mismo para saber cómo nos encontramos, para qué estamos preparados y qué tipo de entrenamiento y entrenador nos conviene y nos da confianza. Si sientes miedo, por ejemplo, de hacer series de 400 metros por el riesgo de sufrir una lesión, es muy importante hablarlo con el entrenador para que sustituya esa sesión por otra que te ayude a lograr el mismo objetivo con un menor riesgo. Correr nos ha enseñado, que cuanto más lo hagas, más confianza se adquiere con el cuerpo y se aprende a permanecer alerta a sus señales. No escuchar estas señales puede ser, a ciertos niveles, peligroso. Lo ideal, desde mi experiencia, es tener la guía de un entrenador o formar parte de un grupo en el que podamos encontrar a corredores con más kilómetros y conocimientos que nosotros, que nos ayuden a supervisar nuestros entrenos. Buscar a un grupo que te motive, te sientas identificado, porque siempre será más fácil entrenar acompañado. Cuando por diferentes razones no es posible contar con un asesor, quien no debe faltar a nuestro lado es alguien que sea un gran motivador. Ya sea nuestra pareja, la familia o un amigo, alguien que nos diga siempre que podemos. Ellos son los imprescindibles.

Con o sin entrenador, nunca dejemos de pedir consejo y opinión a las personas que nos puedan ayudar a no dejar de correr y hacerlo lo mejor posible. No lo sabemos todo, no somos atletas, sólo somos hombres y mujeres que corremos, y lo hacemos para demostrar que podemos siempre ir un poquito más allá. Porque tenemos claro el objetivo: disfrutarlo de la mejor manera.

Ni siquiera cuenta, tanto la meta, ni el resultado como el hecho de intentar que este deporte nos dure toda la vida. Y la ilusión de que algún día podamos ver a nuestros nietos esperando por nosotros en la meta de algún maratón.

Acerca de Admin

Revisar tambien

TRUMP APRIETA CON CIERRE DE FRONTERA

Lo ocurrido los últimos dos días en casi todos los pasos fronterizos entre México y ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *